Educación y Cabalá (3)

  B”H

Educación y Cabalá (3): Entrando a un Nuevo Estado del Ser   

Estimados lectores y lectoras. Esta semana revisaremos el concepto de “inspiración”, explicado a partir de la idea de “entrar a la Tierra de Israel”. Que sepamos todos encontrar el camino, entrar y asentarnos firmemente en ella, ¡Shavúa Tov, Feliz Semana a tod@s!

Comparar la educación con la ascensión a la Tierra de Israel nos permite adquirir una nueva comprensión del tipo de dificultades que ella comporta.

En la Torá, Moshé y Iehoshúa dirigieron juntos el proceso de ascensión. Ambos se enfrentaron, como relata la Torá, con inmensos desafíos en sus relaciones con los Bnei Israel. Así como el Baal Shem Tov generaciones después, Moshé fue elegido para inspirar a Bnei Israel con una nueva comprensión de su identidad (a través de la transmisión de la Torá). Pero dado que el proceso de ir entrando en nuevos niveles de consciencia y la perspectiva de cambios, exige una eliminación de todas las presunciones, expectativas y hábitos previos, a Moshé se le ordenó conducir al pueblo a través de las yermas tierras del desierto. Limpiar totalmente lo viejo es siempre un pre-requisito para poder entrar en un nuevo nivel del ser.

La imaginaria seguridad de una auto-percepción estancada forma una barrera muy real de cara al cambio. Los cuarenta años vagando por el desierto sirvieron precisamente para ese propósito.

Aunque Moshé condujo a los Bnei Yisrael a través del desierto y los llevó a las orillas del Jordán, la mismísima frontera de la Tierra Prometida, él mismo no sería su guía en la entrada de la Tierra. Iehoshúa, el fiel discípulo de Moshé, cargó con el liderazgo del pueblo para entrar en la Tierra Prometida. Los primeros pasos de Iehoshúa como líder fueron atravesar el Jordán, lo cual es descrito con un lenguaje sumamente inspirador, casi poético, como en el relato de la conquista de la primera ciudad, Jericó. De todas maneras, inmediatamente a continuación, tiene lugar una seria derrota en la ciudad de Ai. Sigue leyendo