Elul: el fin del inicio, el inicio del fin

B”H

imágen bonita7Queridos amigos de Oreinsof, ¡ya estamos en Rosh Jodesh Elul! Preparémonos juntos para llegar a Rosh Hashaná -cae en 25 y 26 de setiembre- con el trabajo hecho, empezando ya a hacer cuenta de nuestros actos. Tenemos aquí unas palabras de Rab Ginzburgh que nos iluminan sobre el proceso de renovación y cambio con el que contactamos en el mes de Elul (del libro Olamot)

EL FIN DEL INICIO, EL INICIO DEL FIN

No solamente el signo de Virgo, sino también el mes de Elul entero llevan en su interior los opuestos de inocencia y experiencia.Ciclo donde se muestra exactamente la diferencia de 6 meses entre Nisan y Tishré

Es un concepto fundamental en el ciclo del año judío que hay de hecho dos en el! Que lo que nosotros llamamos “rueda del año” trae en sí dos ciclos puestos uno sobre el otro: el ciclo del año, cuyo inicio es Rosh Hashaná en Tishrei, y el ciclo de los meses que empieza en el mes de Nisan, que es Rosh Jodashim (la cabeza de los meses) según la Torá. Las dos ruedas, pongamos atención, están puestos uno sobre el otro con la separación exacta de medio año (es decir, media rueda): Rosh Hashaná se inscribe exactamente en el medio de la rueda de los meses, y el primero de los meses se inscribe exactamente en el medio de la rueda del año (excepto en un año preñado (de 13 meses), en el que la mitad del año, desde Tishrei hasta Nisan dura 7 meses y no seis).

Es algo fascinante cuando nos hacemos conscientes de ello, constituye una experiencia interesante y lleva a la persona por los senderos del tiempo: en cada instante no se encuentra en un punto del tiempo en la rueda del año, sino en dos puntos del tiempo distintos, en dos ruedas distintas. Esta experiencia se siente con máxima fuerza en dos momentos: en los alrededores de Rosh Hashaná en Tishréi y en los alrededores de Rosh Jodesh Nisan. Cada uno de estos momentos no se experimenta sólo el punto de inicio y fin de su propio ciclo, sino también el punto central del ciclo del otro. Es posible decir que del lado de sus simbolismos como tiempos del fin y del principio, simbolizan estos dos instantes también el fin del principio y el principio del fin: Rosh Hashaná no es sólo el tiempo del fin del año y el establecimiento del nuevo año sino también del pensar que queremos hacer con los seis meses que disponemos en el ciclo de los meses; Rosh Jodesh Nisan no es sólo el principio de los meses, sino también el tiempo de recogerse para la meditación en medio del año.

Según la sabiduría interior de la Torá, en las dos ruedas del año están simbolizados dos procesos diferentes en la persona, que están aludidos por sus nombres; el ciclo de los meses (jodashim) simboliza el proceso de renovación (hitjadshut), y el ciclo del año (shaná) el proceso de cambio (hishtanot). La renovación se ocupa de desprenderse del polvo pasado y la obertura de una página nueva y limpia en la persona, y gracias a esto puede recibir una nueva realidad. El cambio, por el contrario, está referido a tomar el estado presente de las cosas que lleva en su interior, con su imperfección, profundizar en él y repararlo (en el lenguaje de la cabalá, la renovación es llamada luz directa (or yashar), luz nueva que baja a la realidad desde lo alto y manifiesta el orden ideal de las cosas, y el cambio es llamado luz que regresa (or jozer), luz que se encuentra en la realidad y sube de ella hacia lo alto, y manifiesta el orden existente de las cosas.shofar en Elul

Por la naturaleza de las cosas, el cambio es un paso más largo y difícil para quien no esté dispuesto que la renovación. Es más difícil mejorar algo que ya existe que adquirirlo de nuevo. Esto es el motivo exacto de que el ciclo del año incluya doce inicios de mes (rosh jodesh) pero solamente un Rosh Hashaná! Doce veces en el año, en cada Rosh Jodesh, nosotros necesitamos “cambiar la cabeza”, y adquirir una cabeza nueva ראש חדש(o un mes nuevo -que en hebreo son las mismas letras); por el contrario, una vez al año, en Rosh Hashaná, nosotros necesitamos llegar a un logro más grande: mejorar nuestra cabeza hasta que se invierta en una cabeza diferente. Con más exactitud, el significado es que Rosh Hashaná es también Rosh Jodesh, Rosh Jodesh Tishré, ciertamente nosotros necesitamos también una cabeza nueva y una cabeza diferente. Nuestros sabios dijeron exactamente esto en su explicación sobre el versículo: “tikeú bajodesh shofar” Haced sonar en el mes el Shofar (Salmos 81, 4), que está dicho sobre Rosh Hashaná: en el mes-bajodesh” renovad –jadshú-vuestros actos, y beshofar (en el shofar) mejorad vuestras acciones-leshaper significa “mejorar”.

Estas palabras añaden un cambio profundo en todo lo dicho antes sobre el significado de las doncellas en el alma. Es posible ver los procesos de renovación y de cambio como los dos conceptos de las doncellas en el alma, en dos niveles que en ellos ella están: la renovación llamada sentir en cada mes la relación con el estrato de nefesh, el alma “terrenal” y más cotidiana, para renovar la doncellez de la “hija” que está en nosotros; el proceso de cambio, por el contrario, está ligado al ciclo del año más grande, relacionado con el estrato de neshamá, la más elevada e interior y la doncellez de la “madre” que hay en nosotros. Y puesto que la neshamá, maternal, lleva en su interior los opuestos de la madurez y la infancia, la experiencia y la inocencia, así también Rosh Hashaná incluye en su interior un componente de cambio (Rosh Hashaná), y un componente de renovación (Rosh Jodesh) en un solo tiempo.

El mes de Elul es el mes de preparación para Rosh Hashaná. En este mes es nuestra responsabilidad elevarnos desde el nivel de nefesh hasta el nivel de neshamá, por medio de atraer desde su interior el poder de encender una luz nueva sobre nuestra situación, y ver cómo nosotros iniciamos un cambio profundo en ese estado, que no debilita nuestra existencia actual sino que la repara y la mejora.

Leer la primera parte: Elul, la segunda  inocencia

 

 

 

Un comentario el “Elul: el fin del inicio, el inicio del fin

  1. Reblogueó esto en Generacion Judiay comentado:
    Elul: el fin del inicio, el inicio del fin
    B”H

    Queridos amigos de Oreinsof, ¡ya estamos en Rosh Jodesh Elul! Preparémonos juntos para llegar a Rosh Hashaná -cae en 25 y 26 de setiembre- con el trabajo hecho, empezando ya a hacer cuenta de nuestros actos

Los comentarios están cerrados.