El Nivel de la Acción | Sod Hashem Lireav (19)

B”H

Queridos lectores, vamos a empezar con el Nivel del Acción, que corresponde al Nefesh y a la Hey última del Nombre de Hashem. En la imagen superior, vemos a David, que es el ser humano que personifica este nivel del alma.

Pero antes, unos breves apuntes  a modo de introducción y como repaso:

Tefilá que precede el estudio manantial

Deseo estudiar para que el estudio me lleve a la acción, y a las cualidades rectas y a comprender la Torá y a apegarme al Creador y a desprender los manantiales del Gran Abismo y que se abran las chimeneas del cielo y se llene la tierra del Conocimiento de Dios como las aguas cubren el mar, con la llegada del Mashiaj redentor pronto en nuestros días Amen. 

Esta oración que precede el estudio es un modelo de oración que incluye 5 niveles, paralelos a las 4 letras del nombre de Hashem, más el Kutsó shel Yud. A partir de ella hemos  estudiado los 5 niveles de consciencia,  cada uno está conectado un nivel de nuestra alma, Nefesh ruaj Neshamá Jayá y Yejidá (NaRaN”Jay).

Lo que es común entre todos los 5 niveles es la voluntad de veyafutsu mayanoteja jutsa,  que este estudio preparará al judío para sacar Sus manantiales afuera, y Letaken olam bemaljut shadai-”corregir el mundo bajo el Reino de Hashem”. Es la kavanah más elevada del estudio de la Torah. Si alguien estudia la Torah sólo para elevarse-eso es bueno, pero aún le falta estudiar para bajar abajo y difundir. El hombre estudia Torah para que le de la fuerza de la Yejidá del alma, la fuerza de Mashiaj, que está dentro de cada uno de Israel; difundir la Torah hacia afuera e iluminar el mundo.

En esta serie, hemos recorrido los 4 niveles: Yejidá, Jayá, Neshamá y Ruaj. Ahora nos toca ocuparnos de la nefesh-el nivel más bajo del alma; no por ser el más bajo es menos importante, tal como veremos a continuación.

Estamos hablando del nivel de la acción, que es el más bajo. Es el nivel que tiene la capacidad de igualar a todos, no importa si eres el más grande tsadik del mundo, o eres un gran pecador. En este nivel, igual que en la Yejidá, todos somos iguales. La Yejidá es el nivel más elevado del alma

Dijimos que cada uno de estos niveles están equiparados con una de las partes del alma: la acción está relacionada con la Nefesh; después las cualidades del corazón, están relacionadas con el Ruaj; la mente, el sejel, está paralelo a la Neshamá, y el apego al Creador está relacionado con la Jayá, una parte del alma que está vibrando todo el tiempo, no esta ahí fijo; y la yejidá, que está delante de “desprender los manantiales del tehom Rabá y que venga Mashiaj”, la unión con D-s con la yejidá.

Estos tres días de limitación antes de subir a Har Sinai expresan una metáfora, antes de recibir tenemos que hacer un poco de kabalat Ol, primero hacer y después recibir. Naasé ve nishmá “Haremos y escucharemos” es un secreto muy grande. ¿Este secreto quién lo recibió? Es un secreto que sólo los ángeles sabían: primero haremos, después escucharemos.

Primero tenemos la obligación de la kabalat Ol Maljut shamaim “Recibir sobre nosotros el Yugo del Reino de los Cielos”. Primero hago, después entiendo  por qué lo hago.

Ningún  adjetivo. Del nivel que estamos estudiando aprendemos algo muy importante de la acción; lo más grande de la acción es que iguala al grande y al pequeño. Desde el nivel de la acción, no hay ningúna diferencia entre el grande y el pequeño. De la versión de la  Tefilá kodem Halimud vemos que no hay adjetivo. Esta dice: “Estudio para que el estudio  me lleve a la acción”-no dice que me lleve a una acción buena, sino simplemente a la acción (en cambio, sí dice ” a las emociones rectas-midot yesharot”).

Es más bonita una hora de teshubá y buenas acciones, que toda una vida en el Mundo venidero, porque el mundo venidero es un mundo que recibes como recompensa, no puedes producir nada. Pero esta expresión no solo habla de Kabalat Ol, recibir el Yugo del Reino, porque maasim tovim ya incluyen expresar el amor: Acciones buenas son acciones que iluminan: Sólo si iluminan, sólo entonces se llaman maasim tovim. Ves a alguien que tiene poco comida, y aún así coge lo poco que tiene para dar tsedaká, esa es una accion que ilumina.

Entonces, esto ya no es un nivel de la nefesh, sino algo que expresa algo del ruaj, de la neshamá..

Lo que es propio de la nefesh es el binian maljut, la construcción del Reino. El primer paso es reforzar la estructura…

CONTINUARÁ EN LA PRÓXIMA CLASE. UN SALUDO A TODOS VOSOTROS, Y QUE ESTE ESTUDIO- TENGA LA VIRTUD DE LLEVARNOS A LA ACCIÓN.