Escribir, aprender, hablar | Parashá Nitzavím-Vayelej

B”H

querid@s lectores y lectoras

 

La lectura semanal de la Torah incluye dos Parashót. Leemos las Parashót mejubarót (Parashót conectadas) durante algunos años, mientras que otros años, todas las parashot se leen Parashá por semana. Las parashót de esta semana son mas cortas de lo habitual, hay que prestar bien la atención, ya que aquí mismo dice Moehé rabbenu sus últimos discursos.

Hace una semana, leíamos la parashá de la gran reprimenda, Parashá Ki tavo, que nos describe en detalle toda la maldición que nos llega de hashem cuando no seguimos su ley de la Toráh. En esta parashá, en cambio, la reprimenda viene acompañada con la esperanza y la redención:

אִם יִהְיֶה נִדַּחֲךָ בִּקְצֵה הַשָּׁמָיִם מִשָּׁם יְקַבֶּצְךָ יְהֹוָה אֱלֹהֶיךָ וּמִשָּׁם יִקָּחֶךָ
Incluso si tu diáspora está en los extremos de los cielos, Dios tu Señor te recogerá de allí y te tomará de vuelta (Dvarím 29:4) 

cielo-1

Recordemos que la palabra de moshé es profética. Él ya conoce el destino del pueblo. el exilio es inevitable, porque el pueblo debe estar castigado por desviarse de los caminos de hashém. Sin embargo, moshé dice que el pacto entre Israél y hashém es para siempre, y la redención llegará finalmente.

 

Hoy veremos la grabación de la enseñanza fascinante del rabino acerca de las Parashót, desde el año התשע”א

Al final del sexto Olé, la sexta porción de la Torah, esta escrito:

וְעַתָּה כִּתְבוּ לָכֶם אֶת הַשִּׁירָה הַזֹּאת וְלַמְּדָהּ אֶת בְּנֵי יִשְׂרָאֵל שִׂימָהּ בְּפִיהֶם לְמַעַן תִּהְיֶה לִּי הַשִּׁירָה הַזֹּאת לְעֵד בִּבְנֵי יִשְׂרָאֵל
Ahora escriban para ustedes este canto y enséñaselo a los israelitas. Haz que lo memoricen, para que este canto sea un testigo para los israelitas (Dvarím 30:19)

¿Cual es este canto? ¿Que implica este orden: Escritura-Aprendizaje-Habla? Como podemos utilizar nuestros modelos de la Kabbalah para entender mejor esta mitzvá, este precepto de la escritura de la Toráh?

Shabát Shalóm a todos.

Desde OrEinSof.com

Ser sensible a lo oculto | Sod Hashem Lireav (10)

Decía el Baal Shem Tov que el todo está incluido en cada cosa.

Kutso shel YudUno de los dichos que más gustaban al Baal Shem Tob es: “lejakima birmisa”, algo así como “para el jajam (el sabio, relacionado con la sefirá de Jojmá) con una pista (rmisa) puede captar”. Esta pista, se refiere al ápice superior de la letra Yud (Kutso shel Yud) del nombre de Hashem.La unión entre esta marca ascendente en la letra Yud y el  cuerpo de la letra Yud, representa ese manantial del infinito, que procede del supraconsciente y llega al consciente. EL infinito que tienes en tí se conecta en tí en ese punto. Es una marca diminuta, el elemento más pequeño del texto de la Torah, pero si la letra Yud carece de ese Kots, todo el texto del Sefer Torah se considera Pasul (inservible). Esa parte de la Yud representa a la sefirá de Keter, el supraconsciente que se revela en la consciencia (en el inicio de la consciencia), en la sefirá de Jojmá.

Aunque este ápice de la letra Yud está en todas las letras, sólo en la Yud es observable. Dice Najman de Breslav, que el mundo está lleno de pistas, pero no las  notamos. Nosotros no somos estos sabios por los que está escrito: lejakima birmisa. Por eso, estas pistas pasan por nuestro lado y no las cogemos. Esto también tiene un sentido negativo. Hay personas que pasan su vida atentos a signos, a pistas, que solo son pistas falsas. El magid de Mezeritch dice que el mundo es un juego del escondite. En cada cruce de caminos, Hashem nos da pistas, de como tenemos que encontrarle. Cuando una persona tiene muchas pistas para encontrar a Hsehem es bueno. Pero cuando la persona tiene llena la consciencia de cosas para sí mismo: sobre su destino, cómo hacer mas dinero, eso es una enfermedad de alma. Sigue leyendo

Parasháh Bo | Perros que no Ladran

בס”ד

Querid@s lectores y lectoras de nuestro blog,

Shalom uBrajáh y gracias por vuestra paciencia durante estos días en los que nos hemos tenido que reducir la frecuencia de nuestras publicaciones, sin embargo, en cuanto a comunicación… hemos estado igualmente en contacto con much@s de vosotr@s que nos habéis escrito notando este paréntesis. Gracias.

Nos complace deciros que, aparte de estar en contacto por correo electrónico, hemos tenido el placer de conocer personalmente una de nuestras lectoras que nos sigue desde Argentina. Ha sido realmente entrañable. Gracias Silvia por tus palabras hacia OrEinSof.com y por leernos cada semana.

Os recordamos que aún podéis compartir vuestra opinión y comentarios sobre la sección “Este mes debatimos…”, en esta oportunidad: La Ciencia de los Milagros.

Os animamos a participar en esa nueva sección, que se paso nos permite comprobar la participación online de nuestros lectores y lectoras, antes de lanzar una actividad online mucho mayor como el seminario virtual.

Pasemos ahora a estudiar la parashá de la semana, como siempre, de la mano del rav Ginsburgh, enriqueciéndonos con su gran sabiduría kabalística y a través de su videocomentario semanal. Veamos qué encontramos detrás de lo textual, superficial y aparente en Bo, que podemos leer en Shmot 10:1 – 13:16.

Importante, para complementar el visionado del shiur online, disponéis de la transcripción en castellano en un campo de comentarios, al pie de esta página (mientras nos llega la versión en pdf)Con ella podéis profundizar en el estudio de esta meditación del rav Ginsburgh.

Sabemos que en Bo están las últimas tres plagas enviadas sobre Egipto: (1) langostas que devoran todas las cosechas y vegetales; (2) una oscuridad tangible que envuelve a la tierra; y (3) la eliminación de todos los primogénitos de Egipto.

Hay mucho más en esta porción de la Toráh, como el establecimiento del calendario lunar mensual; conocemos bien sobre el precepto del sacrificio pascual que incluye marcar las jambas de las puertas (de las casas hebreas en Mitzráim) con la sangre del cordero o cabrito que se cenaría con pan ácimo y hierbas amargas…

Ahora bien, pasa casi desapercibida la frase que dice Moshéh rabenu:

“Y a todo el pueblo de Israel, ningún perro le ladrará, desde hombre a bestia, para que sepan que separó Havaiá entre Egipto e Israel“.

Sobre esa curiosa frase, el rav Ginsburgh reflexionará esta semana, y nos enseñará qué hay detrás de ella y por qué es tan importante.

  • ¿Tienen algo que ver los perros con las plagas sobre Egipto?
  • ¿Por qué en el Talmud se habla de los sueños con perros y se menciona este mismo versículo?
  • ¿Qué puede representar un perro a nivel kabalístico? Pista: nada que ver con “el mejor amigo del hombre”.
  • ¿Recibieron los perros recompensa por no haber ladrado durante la décima plaga?
  • ¿Qué hay de grandioso con este hecho? ¿Por qué se enfatiza en la Toráh que los perros no ladraron?
  • ¿Sabías que hubo tres consecuencias milagrosas a partir de que los perros no ladraron aquella noche?

¡Cuántas cosas aprendemos esta semana! Y te sorprenderás al saber, hacia el final de la reflexión del rav Ginsburgh, con qué se procesan y preparan las pieles de los animales kasher para pergaminos sobre los que se escribe el Séfer Torá, los tefilím y las mezuzot.

Como siempre, os invitamos a leer la parashá de esta semana, a aprender del rav Ginsburgh y veréis que tendréis respuesta a las curiosas preguntas que hemos formulado.

Nos encantaría saber vuestras opiniones y reflexiones, y por ello tenéis a vuestra disposición el campo de comentarios más abajo.

¡Shabat shalom!

Edit Or y el el equipo OrEinSof.com