Consultas | ¿Cuáles deben ser mis Metas?

בס”ד

¿Cuáles deben ser mis Metas?

El Baal Shem Tov entendió que todas las almas intuyen la existencia de una realidad más profunda de la que puede ser percibida con los cinco sentidos. El alma judía en especial, está imbuida del deseo y la necesidad de estar en contacto con la dimensión invisible y oculta de la realidad.

Frecuentemente a causa de la vida que tienen en este mundo material y de la impresión inicial que los judíos tienen a veces de su religión cuando toman contacto con ella, se quedan con la idea errónea de que es imposible alcanzar y relacionarse con la dimensión oculta de la realidad. Y como resultado, algunas personas se rinden, insensibilizados por la banalidad de la existencia física.

S in embargo, nuestra era es testigo de muchos buscadores que no son tan fácilmente alienados de su necesidad del alma más fundamental –buscar el significado interior y la realidad de la vida, buscar a D-os.

El verdadero y sincero aprendizaje de la auténtica Kabaláh y Jasidut conduce a la persona a dos objetivos simples:

  1. Primero, entender que D-os es todo y todo es D-os. Él está en todas partes –en toda faceta de nuestras vidas. Nuestra meta es descubrir a D-os y conectarnos con Él en todo lo que hacemos.
  2. La segunda meta es tomar lo que hemos aprendido y difundirlo, enseñar y despertar a otros. Cada uno de nosotros tiene una misión que D-os le dio –esparcir la luz de D-os hasta los rincones más oscuros del mundo. No importa su edad, sexo o procedencia, toda persona fue traída a este mundo para que con su estilo único cambie al mundo para mejor. Y el objetivo de cada persona debe ser a su vez, hacer su parte para hacer de este mundo una morada para D-os: un mundo lleno de bondad, salud, felicidad y paz verdadera.

Del Rav | Cerca De D~os

בס”ד

La señal de que hemos realizado una buena acción es sentirnos cerca de D~os.

Sentirnos lejos, enemistados con D~os, es una señal de que hemos hecho algo incorrecto.

De los 13 Principios de Fe delineados por Maimónides, el 11 es la fe en la recompensa y el castigo. Está la recompensa y el castigo del futuro, en el Mundo por Venir, pero también hay una recompensa y un castigo inmediato, en este mundo.

No hay una sensación mejor que sentirnos cercanos al Todopoderoso, y no hay una peor que sentirnos alejados y separados de Él.

Si una persona realiza una mitzváh (un precepto de la Toráh, una buena acción bien definida) y todavía se siente alejado de D~os (el Comandante de la mitzváh) es porque realizó la mitzváh por rutina o que algún motivo egocéntrico entró en su conciencia mientras cumplía la mitzváh.

Cumplir una mitzváh por ella misma, llevar a cabo la voluntad de D~os y nuestra misión en la vida, siempre nos dará una sensación de cercanía a D~os.

A veces uno experimenta una elevación momentánea luego de realizar una mitzváh y a continuación experimenta una caída espiritual.

El Baal Shem Tov explica que esto es porque esa elevación no fue más que una sensación de autosatisfacción, no de verdadera alegría por haber merecido hacer el bien en el servicio a D~os.

El sentido de la gratificación propia que viene casi automáticamente con la realización de una mitzváh está asociado al veneno de la serpiente que muerde el talón del hombre, simbolizando el final de una acción.

Por eso no hay que confundirse entre la sensación falsa e impura de la autogratificación y el sentimiento verdadero y puro de la cercanía a D~os.