Sod Hashem Lireav (8)

B”H

Queridos amigos del blog Oreinsof, ponemos a vuestra disposición una parte de nuestra clase semanal, que está basado en las enseñanzas del Rav Ginzburgh, en su libro Sod Hashem lireav, y el comentario a este libro, titulado Shiurim al Sod Hashem Lireav.

Hoy queremos introducir un concepto importante en la Cabalá de la Jasidut.

Existen 4 niveles: La existencia verdadera (Yesh arbol[1]Amití), la nada verdadera (Ain Amití), la nada relativa (ain hanibrá), la existencia relativa (yesh miAin).

Según Maimónides, todo es contingente, es decir, no necesario, excepto una cosa. Por ejemplo, el mundo podría existir aunque yo no existiese. La excepción es ese “algo” cuya existencia es la base de todo, y por lo tanto, es de existencia obligatoria (mejuyab hametsiut). Este es el nivel de Yesh amití, existencia verdadera. Este es el nivel del ser de Hashem.

En el interior de esta existencia verdadera surge algo, es el Ain amití (Nada verdadera). Cuando esta Nada verdadera se revela fuera de la Existencia Verdadera, se convierte en la fuente (el manantial, para referirnos a lo que veniamos diciendo) de lo que llamaremos Nada relativa.

Esta nada relativa, es el punto de partida para la creación del mundo, es la Madre, de cuyo ser se forma el universo que conocemos. Binah. De esta nada relativa (עין הנברא ) que los filósofos nos dicen que D-s creó el ser a partir de la nada (yesh miAin), que es el cuarto de los conceptos que queremos explicar.

 

 

NIVELES LETRAS DEL NOMBRE HAVAYÁ SEFIROT
Existencia verdadera Ápice superior de Yud Sefirá Keter
Nada verdadera Yud Sefirá Jojmá
Nada relativa Hey Sefirá Binah
Existencia relativa Vav y Hey inferior Sefirot desde Jesed hasta Maljut

 

Es interesante saber que a veces llamamos al Nombre de 4 letras Havayá. Havayá en hebreo significa la Existencia. Es existencia de existencia, es la existencia verdadera, porque es lo único que es de Existencia obligatoria. Todo lo demás, podría no existir, pero él no, porque es la base. Al mismo tiempo, la Existencia verdadera es un nivel que no podemos comprender, pues como dice Qohelet “la mente no la puede abarcar”, y también tenemos “Aie Mekom Kebodó?”(Dónde está el lugar de su Gloria?). Estamos hablando de un nivel altísimo, al cual nuestra consciencia ordinaria basada en Binah no tiene libre acceso.  Continuaremos!

Evolución de la Kabaláh | 4. Profecía (Parte I)

בס”ד

En el capítulo anterior:

“…los profetas afirmaron claramente que justo antes de las revelaciones finales de la Toráh por medio del Mashíaj, la profecía retornará al pueblo judío. Una vez más, el propósito de esta profecía no es revelar una “nueva” Toráh, sino más bien preparar el alma para que pueda incorporar la profundidad de la revelación de las enseñanzas ocultas de la Toráh tal como serán reveladas por el Mashíaj.”

Si no lo has leído, puedes recuperar el artículo anterior pinchando aquí.

El Sendero a la Profecía

Veamos ahora cómo se correlacionan las cinco etapas del desarrollo de la Kabaláh con los 5 aspectos del alma.

  • Vital – néfesh, facultades naturales
  • Espíritu – rúaj, facultades emocionales
  • Aliento – neshamáh, facultades mentales
  • Vida – jaiáh, facultades suprarracionales
  • Unicidad – iejidáh, uno con D~os

Como se mencionó, las cinco etapas de la Kabaláh constituyen una evolución de la conciencia judía. Encontramos en los profetas que la profecía verdadera retornará al pueblo judío justo antes de la redención final. En esencia, este no es sólo un signo de la redención que está llegando, es también un prerrequisito. Como mencionamos al comienzo, la Kabaláh es en realidad la unificación de la sabiduría con la profecía y es la que prepara al pueblo judío para el retorno de la profecía.

El primer texto, el Séfer Yetzirá, habla acerca de los diferentes fenómenos de la naturaleza (las estaciones, los días de la semana, los planetas, el cuerpo humano, etc.) y los relaciona con las letras del alfabeto hebreo, por lo que este libro se corresponde con la revelación del aspecto del alma natural o vital, néfesh .

Sigue leyendo