Del Rav | El Colorado Rey David

בס”ד

El Rey David hizo la pregunta “¿Quién soy yo?” La Biblia lo describe como “rojizo con hermosos ojos y bien parecido”.

David haMélej, también pintado de rojo en una obra de Marc Chagal.

Cada uno de nosotros tenemos un alma-raíz. Al fin de cuentas todos descendemos de Adam, y como tales cada uno estamos enraizados en uno de sus miembros (espirituales). El alma de Adam es el origen de la línea media del Árbol de la Vida. Sus primeros dos hijos, Caín y Hevel, representan las dos ramificaciones primarias de su alma, la rama izquierda y la derecha, respectivamente. Más adelante en la historia, los dos mellizos Esav (de la raíz de Caín) y Iaacov (de la raíz de Hevel), corresponden a las almas arquetípicas de la izquierda y la derecha.

La palabra “colorado” (אדמוניadmoní) o rojizo aparece sólo dos veces en la Biblia, primero describiendo el nacimiento de Esav (El primero salió rojizo”; luego llamado Edom, “el rojo”) y posteriormente describiendo a David haMélej, en su primera aparición en la narración bíblica cuando su unción por el profeta Shmuel.

Sigue leyendo

El Milagro de Janukáh

בס”ד

Un mensaje de Toráh para el mes de Kislev

del rav Itzjak Ginsburgh

Luz de uno de los brazos de la Janukiáh pública en Barcelona, 5772.

Janukáh era la festividad preferida del Baal Shem Tov, el fundador del jasidismo, por ser la festividad de la luz, una luz que llena el alma y calienta el corazón.

Aunque afuera esté frío y oscuro, el resplandor de las velas de Janukáh penetra en la profundidad de la noche de invierno, permeándola de calidez y transformando la oscuridad en una fuerza de luz.

¿De dónde proviene la fuerza de las velas de Janukáh para no sólo disipar la oscuridad sino transformarla en luz?

Las dos primeras letras de la palabra Janukáh, jet nun, significan jen, uno de los ocho sinónimos de “belleza” en hebreoJen significa literalmente “gracia” o “favor”, y representa el aspecto de la belleza que se expresa a través de la estética de graciosa simetría.

La palabra jen aparece por primera vez en la Toráh en el versículo final de la parasha Bereshit, la primera porción del libro Génesis. Dice allí

“Y Noé encontró (jen) gracia a los ojos de Di-s”.

El nombre Noé, en hebreo Nóaj (nun jet), es gracia (jen) escrito a la inversa. Como su primera aparición en la Toráh está en yuxtaposición a su “opuesto”, se nos enseña en kabaláh que “jenrepresenta balance y simetría, especialmente aquella que está compuesta por dos elementos que se reflejan uno en el otro.

Los opuestos que forman la graciosa simetría de Janukáh son “oscuridad” y “luz”, o como se alude en idioma arameo en el Zohar: “transformar jashoja (oscuridad) en nahora (luz)”, cuyas iniciales forman jen.

Ahora podemos empezar a comprender cómo las luces de Janukáh consiguen transformar la oscuridad en luz:

Sigue leyendo