La bondad de Moshe| Parasha Shemót

B”Hmain

Querida comunidad,

Este shabát partimos la lectura del segundo libro de nuestra Torah. En pasos gigantes, la historia de nuestro pueblo avanza cientos de años. Los hijos de yaakóv entran con sus nombres al libro de shemót. Eran setenta personas, pero a cabo de unos versos, ya son un gran pueblo.

De esta forma, se cumple la promesa que se dio a nuestro padre Abraham. Ahora pregunto: ¿Porque el libro se llama Shemót (“Nombres” en hebreo)? Cuando un hombre libre se convierte en un esclavo, pierde su nombre y recibe un numero: Sin nombre pierde su defensa y su dignidad. Afortunadamente, desde este pozo nuestro pueblo solo puede ascender.

Podeis acceder a la parasha mediante este enlace : Parasha Shemot

Nuestra parasha tambien cuenta la historia de Moises. un buen hombre. Cuando nace, sucede lo siguiente:

וַתַּהַר הָאִשָּׁה וַתֵּלֶד בֵּן וַתֵּרֶא אֹתוֹ כִּי טוֹב הוּא וַתִּצְפְּנֵהוּ שְׁלשָׁה יְרָחִים
La mujer quedó embarazada y tuvo un hijo . Se dio cuenta de cuán extraordinario era [el niño] y lo mantuvo oculto durante tres meses (Shemot 2:2)

1_143772231

Este verso genera curiosidad. ¿Que es lo que vio la madre en su hijo? ¿Acaso no hay madre que ve bondad en su hijo? sin embardo, la Torah nos revela la esencia de la personalidad de Moshé.

El rabino Ginsburgh  nos explica el significado mas profundo de esta bondad.

Deseamos a todos, en israel y en el mundo entero, un Buen Shabát

Desde  el equipo de OrEinSof.

Etapas del Proceso Creativo (6) Ana Emloj

בס”ד

En el capítulo anterior:

Tal como un rey se aconseja con sus súbditos más cercanos, de la misma manera, Di-s, por así decirlo, antes de decidir crear el mundo, se aconsejó con las almas de Sus hijos, las almas rectas de Israel (que son una verdadera parte de Sí mismo).

Si te has perdido alguna entrega anterior o te has incorporado recientemente a nuestra comunidad virtual, puedes consultar los contenidos previos pinchando aquí.

El “pensamiento” primordial del “Yo debo reinar”

La voluntad primordial de Di-s de ser “Rey”

Al principio del libro de Reyes (1:5) encontramos: “Y Adoniah, el hijo de Jaguit, se jactaba diciendo “yo debo reinar”.

Esta es la fuente en el Tanaj de la expresión a que se alude extensamente en Kabaláh: “Yo debo reinar” (en arameo: ana emloj).

En el caso de Adoniah (cuyo nombre significa “maestro”, semejante al Nombre Divino Adnut, el nombre de maljut, Reinado) la expresión es dicha con orgullo y pretensión, lo que refleja un estado no rectificado del alma.

Encontramos también en Kabaláh que los “reyes de Edom” primordiales (que aparecieron en el vacío creado por la contracción inicial de la luz infinita de Di-s, el tzimtzum) se cayeron y se rompieron (“murieron”) en cada oportunidad que con vanidad decían “Yo debo reinar”.

De todo esto se aprende que existe sólo uno que puede decir: “Yo debo reinar” y ese es Di-s.

La manifestación Divina de ana emloj es de hecho la fuerza motivadora que precede inmediatamente al comienzo del verdadero proceso creativo. Como se explicará más adelante, ésta es la fuerza para revelar el nivel de la luz infinita de Di-s, que con posterioridad se contrae para lograr que lo infinito se vuelva finito.

Sigue leyendo

Sefirot | Emanaciones Divinas (6) Bondad

בס”ד

En el capítulo anterior:

En el Zohar, este nivel de daat es conocido como “la llave que incluye seis”. La “llave” de daat abre las seis cámaras (atributos) del corazón y los llena de fuerza vital. Cada una de las seis cámaras, cuando se llenan con daat, nos insinúan una deá (“actitud”, de la raíz de daat) particular del alma.

Si te has perdido algún capítulo anterior, puedes recuperarlos todos pinchando aquí.

Jésed es la cuarta de la diez sefirot, y el primero de los atributos emotivos inherentes a la Creación.

Aparece en la configuración de las sefirot en el eje derecho, directamente debajo de jojmá, y corresponde en el tzélem Elokim [imagen de Di-s] al “brazo derecho”.

Jésed es asociado en el alma con el deseo de abarcar la Creación toda, y agraciarla con su bondad. Como la fuerza expansiva que impele al alma a conectarse con la realidad exterior, jésed inspira y por ende implícitamente acompaña a las otras expresiones de fuerza emotiva, que le suceden en el alma.

Jésed es el primer “día” de la Creación. En él fue creada la hermosa luz de bondad y cariño por todo. El primer día es llamado en la Toráh “el día uno” (yom ejad, beReshit 1:5). La conciencia Divina de este día es que todo en la Creación es uno, como abarcado por el amor, por la Unicidad del Creador, (ejad, “uno” = 13 = ahaváh, “amor”).

Sigue leyendo

Parasháh vaYejí | El Placer del Amor

בס”ד

Querid@s lectores y lectoras de nuestro blog,

Shalom. ¿Qué os ha parecido la renovación de nuestra web después de estas fiestas de Janukáh? ¿Y la inclusión de nuevas secciones como “De nuestr@s Lector@s” y sobre todo “Este mes debatimos…”?

Ambas son secciones que os atañen directamente: tanto en una como en otra, nos escribís en vez de leernos. Tomáis una parte activa en nuestra comunidad virtual. Esperamos que os guste y os animéis a escribirnos 🙂

Ya sois 454 suscriptores a nuestra newsletter, y muchos nos seguís por e-mail, facebook y twitter. ¡Nos encantaría escuchar vuestras voces!, así que con gusto, os esperamos.

Amor | Escultura en Yerushaláyim.

Mientras os animáis a participar en ambas secciones, vamos a una de vuestras preferidas de la semana: estudiemos la parashá de la semana, de la mano del rav Ginsburgh y su sabiduría kabalística. Veamos qué encontramos detrás de lo textual, superficial y aparente. Os presentamos el vídeo-comentario de la parasháh, subtitulado en castellano para: vaYejí “Y vivió”, en Bereshit, 47:28 a 50:26.

Como siempre, para complementar el visionado del shiur online, tenéis a continuación la transcripción en castellano (pdf) que podéis descargar aquíCon ella podéis profundizar en el estudio de esta meditación del rav Ginsburgh.

Con vaYejí terminamos el libro de Bereshit. En esta parasháh leemos los últimos 17 años de vida de Yaakov, en Egipto. Antes de fallecer, pide a Yosef que jure que lo enterrará en la Tierra Santa. Luego bendice a los dos hijos de Yosef, Menashéh y Efraím, elevándolos al nivel de sus propios hijos, como progenitores de tribus en la nación de Israel.

Pues bien, con las bendiciones de sus propios hijos (Reuvén, Shimón y Leví) empieza esta meditación semanal del rav Ginsburg, que desarrolla una serie de interesantes enseñanzas místicas que os recomendamos totalmente.

Con la explicación de la guematria, la estructura del texto, su apariencia y también su trasfondo, el rav Ginsburgh nos permitirá tener una completa y profunda compresión de la parasháh, y podremos descubrir al final el título de esta meditación: “el placer del amor”.

  • Las bendiciones de Yaakov a sus hijos, ¿te parecen realmente bendiciones? ¿No serán más bien lo contrario?
  • En cuanto a su estructura como texto, ¿siguen estas bendiciones el mismo estilo lírico de la Toráh?
  • ¿Por qué crees que un mensaje quizás negativo se enmarca dentro de una bella poesía?
  • ¿Qué relación crees que puede haber entre placer, verdad, bondad, Yaakov y Reuvén?

Como siempre, os invitamos a leer la parashá de esta semana, a aprender del rav Ginsburgh y posteriormente a intentar responder los planteamientos que os hacemos. Nos encantaría saber vuestras opiniones y reflexiones, y por ello tenéis a vuestra disposición el campo de comentarios más abajo.

¡Shabat shalom uBrajot!

Edit Or y el el equipo OrEinSof.com