El poder de Jojmah: la anulación o bitul | Sod hashem Lireav (22)

B”H

En esta ocasión, el Rabino Ginzburgh nos habla de las cualidades propias de la sefirah de la Sabiduría/Jojmah; nos habla de la cualidad de la anulación positiva (bitul), y cómo llevarla a nuestras vidas. También nos indica que es necesario del poder activo, masculino, para traer esta anulación. Por lo tanto, esta anulación positiva (bitul) únicamente se manifiesta gracias a la fuerza de la Emuná (Certeza), la única fuerza que puede unir los opuestos. Este artículo viene de un estudio privado procede de del libro Shiurim besefer Sod Hashem Lireav, libro publicado en hebreo y que B”H poco a poco nos esforzamos en acercar a los estudiosos de la Cabalah de habla hispana. Desde aquí un saludo y una felicitación para todos los que caminan por los senderos de la Sabiduría!

¿Cómo puedo encontrar la fuerza para anularme (positivamente) a mí mismo?

El bitul -aparentemente- debe ser algo no activo, como si se tratara únicamenbitulte de  ponerse de lado y dejar que los otros actúaran. Este es el concepto de bitul que tienen las naciones pero no  el del pueblo judío. Para los no judíos bitul es la expresión de una fuerza pasiva. Pero en la cabalah vemos que hay una paradoja, porque  bitul es una anulación activa, y su esencia es expresar la anulación en todo, un estado que transforma, influye e ilumina.

De manera natural, no puedo ser yo verdaderamente nulo y anular a otro. Porque si tú mismo no eres nulo, ¿Cómo vas a anular a otro, si tú mismo no eres nulo? Pero para el judío, la anulación es lo mejor, ser nulo es su perfección. Permanecer sin orgullo, enseñar bitul, influir. Anular este ser externo, la kelipá. Por eso se llama fuerza del bitul, el Koaj Mah del alma divina. (en un próximo artículo hablaremos de Koaj Mah).

Esta es la fuerza de cómo representar a Hashem. Aunque estos poderes de Tkifut (fuerza) y Bitul (anulación) parecen contradictorios,  su unificación proviene de la Emuná que está en el interior de la Jojmah.

Parasha Beshalaj 5773 | Maduración y desarrollo personal

B”H

Estimad@s compañer@s

Tenemos el placer de compartir con vosotr@s la enseñanza de la Parasháh semanal, grabada el día 13 de shevát (24 de enero 2013).

El rabino Ginsburgh habla la travesía del mar rojo. Los sabios hablan de la anulación de tres fundamentos: Lugar, Tiempo, y persona. Mientras que el mar se partía en dos, se perdió la noción del tiempo  del espacio y del yo, del ego. Todo esto se explica en la próxima enseñanza.

Agradecemos al equipo de Gal einai, en Israel, que hacen posible esta transición de la enseñanzas del rabino para el mundo hispanohablante. !Yashar Koaj!

Amor | El Corazón que Nunca Duerme (4)

בס”ד

En el capítulo anterior:

El amor entre hermano y hermana difiere del amor entre marido y mujer en tres aspectos. A diferencia del amor marital, el amor fraternal no depende de la proximidad física. Es relativamente constante, mientras que la intensidad del amor marital es fluctuante

Si nos lees por primera vez y quieres recuperar los dos capítulos anteriores, pincha aquí.

“Mi Paloma”

Las palomas son los cónyuges más leales de todas las criaturas de la naturaleza. Nunca se vuelven a aparejar.

Esta lealtad instintiva está expresada en su mirada. La pareja de palomas se miran constantemente uno al otro, sin cansarse nunca del placer ilimitado de contemplar al amado.

Para el alma, este estado de servir a Di-s es llamado listakla biikara deMalka, “contemplar la magnificencia del Rey”. Por encima y apartado de las letras del pensamiento, los ojos internos de la mente y el corazón contemplan con un placer sin límites el esplendor del Rey en Su grandeza y belleza Infinitas, hasta que la mente y el corazón se fusionan en una anulación absoluta (bitul).

Los placeres del ser son limitados y al final se acaban, pero el placer desinteresado es interminable y por siempre nuevo.

Al nivel de “mi paloma” las propiedades aparentemente opuestas de “mi hermana” y “mi compañero” se unifican. El amor representado por la frase “mi paloma” es constante, como el amor constante e instintivo expresado en “mi hermana”, y a la vez nuevo, como el ardiente amor recién nacido expresado en “mi compañera”.

Esta habilidad de unificar agua y fuego depende de la manifestación del poder de bitul, que es innato en el alma de todo judío. El servicio de la contemplación requiere entregarse completamente al rey.

Sigue leyendo