Nuevo CD del Rav Ginsburgh

 

B”H

Hola lectores!

Un momento antes del Shabbat, me complace compartir con vosotros un nuevo clip, preparado para el lanzamiento del nuevo CD “ברוב שירה וזמרה” (Con mucho canto y musica) que incluye musica compuesta por el Rav Ginsburgh.

El CD esta dedicado al Rébe de Lubavitz y incluye los cantos que hubiera leído estos años el Rébe, según la tradición Jasídica que requiere a cada Jasíd, leer cada día el Canto de salmos, correspondiente a su eded.

Que disfruten:

Shabbat Shalom!

Oded.

Koraj: tuteando a Dios

Shabat shalom, querida comunidad oreinsof. Estamos ya a punto de entrar en este shabat, en el que vamos a leer la parashá de Koraj. En este video, el rabino Ginzburgh nos enseña qué es servir a Dios, cómo se diferencia la relación directa, yo-tu, propia de los cohanim, los descendientes de Aharón, y la de los leviim. También, ¿qué modo de acercarse a Hashem es más elevado? El rabino nos lo explica. Para leer la parashá en hebreo y castellano, haced clic aquí.

Tsadikim: el Rebe de Lubavitch

B”H

Shalom. Este shabat es 3 de Tamuz, el aniversario de la muerte del Rebe,  Al leer esta historia, podemos ver la inmensa presencia espiritual, y el  amor del Rebe por  todo Am Israel, desde el más pequeño al maRebeyor.  (fuente Gal Enai)

ENVÍO DE FE A DOMICILIO.

Era la media tarde de Erev Pesaj, el viernes, 04 de abril de 1958, a pocas horas de que comience oficialmente la festividad. Un grupo de chicos de la ieshivá de Jabad en Brooklyn había terminado de hornear la última matzá de Pesaj. El Rebe de Lubavitch acostumbraba a dar un matzá horneada hecha a mano a las personas como un regalo espiritual en estas últimas horas. El Rebe se quedaba de pie todo el tiempo, saludando a la gente y entregarles matzá. La obra mística judía el Zohar, explica que la matzá es el “pan de la fe”, y simplemente comerla alimenta el alma.
El Rebe les daba matzá primero a las personas que tenían que viajar muy lejos, ya que viajar en un coche o en metro no está permitido en Shabat y las fiestas judías. Yo [Shlomo Cunin] tenía 16 años y tenía que llegar a casa en la 167 y la avenida Jerome en el Bronx, que estaba bastante lejos. Cuando me acerqué al Rebe, me entregó matzá y me preguntó si podía llevar algunas a una determinada familia. Idealmente, me habría tomado un taxi desde la estación de metro, pedido al conductor que me espere, entregaría la matzá y llegaría a casa a tiempo para nuestro seder familiar.
Pero la vida raramente es ideal, ya era demasiado tarde para tomar un taxi. Finalmente encontré la dirección, que resultó ser un complejo habitacional. Llamé a la puerta y salió un hombre sin camisa, tatuajes y una gran barriga.
“¿Qué es eso?” me espetó. (Es el protocolo acostumbrado que en Bronx se salude así a la gente.) “Perdone, ¿es usted el señor Fulano de Tal?” Le pregunté. “Sí,” dijo.
Noté la hogaza de pan de centeno en la mesa, definitivamente un alimento no tradicional del Seder. Le dije: “El Rebe me envió.”
“¿El Rebe? Oh, por favor entra” dijo. La cocina pequeña contenía sólo una pequeña mesa, algunas sillas y un plato caliente. Yo no entendía lo que estaba haciendo allí, entregando matzá a una familia que no estaba celebrando Pesaj. Entonces pensé, tal vez por eso exactamente estaba allí.

Sigue leyendo