Parasha Devarim | La calidez del corazon

B”HBITSELA-44Devarim

Shalóm a Todos y a todas. Esta Shabát empezamos a leer el quinto libro de la Torah. Para los que conocen la torah por primra vez, esta dispuesta una sorpresa, ya que este libro ya no se narra en tercera persona, sino en primera persona. La persona que lo narra no es otro que Moshé rabenu.

Este asunto se convierte en un poco complicado, ya que sabemos que cuando Moshé habla, no es simplemente moshé. necesariamente, Hakadosh baruj hu pasa sus mensajes a través de él.

El libro de Devarim nos se narra en el desierto en un sitio y período preciso:

אֵלֶּה הַדְּבָרִים אֲשֶׁר דִּבֶּר משֶׁה אֶל כָּל יִשְׂרָאֵל בְּעֵבֶר הַיַּרְדֵּן בַּמִּדְבָּר בָּעֲרָבָה מוֹל סוּף בֵּין פָּארָן וּבֵין תֹּפֶל וְלָבָן וַחֲצֵרֹת וְדִי זָהָב
Éstas son las palabras que Moshé le habló a todo Israel junto al margen oriental del Jordán, en el desierto, [y] en la Aravá, cerca de Suf, en las inmediaciones de Parán, Tófel, Laván, Jatzerot y Di Zahav (Devarím 1:1)

El dia tambien lo sabemos:

וַיְהִי בְּאַרְבָּעִים שָׁנָה בְּעַשְׁתֵּי עָשָׂר חֹדֶשׁ בְּאֶחָד לַחֹדֶשׁ דִּבֶּר משֶׁה אֶל בְּנֵי יִשְׂרָאֵל כְּכֹל אֲשֶׁר צִוָּה יְהֹוָה אֹתוֹ אֲלֵהֶם
En el [día] primero del mes once en el año cuarenta, Moshé [también] les habló a los israelitas respecto de todo lo que Dios le había ordenado para ellos (Devarím 1:3)

 

El pueblo ya está dispuesto a entrar en la Tierra prometida. El tiempo se detiene, y moshé expresa todas las obligaciones, El dice expresamente (en Parashát Vaétjanán Devarím 3:23-7:11) que el no acompañará al pueblo en la tierra prometida, a pesar de su gran voluntad. En otro tono, revela que el ya sabe que el pueblo irá en mal camino, y pagará por ello (Parashát ki tavó Devarím 26:1-29:8). Estamos delante de un gran discurso de Moshé rabeinu, el que concluye su propia vida.

Nuestro rabino, Itzják Ginsburgh, nos explica algo interesante acerca del libro de Devarim Ya a partir de esta parasháh:

vela-de-cebo-fuego-llama_121-56513

Siempre leemos la primera parashá antes de nueve del mes de Av. Es un mes caloroso, y el ayuno de nueve de Av nos recuerda la destrucción del templo. el calor y la destrucción se mezclan con lo que nos dice la Parashá.

¿Que relación tiene el calor esto con todo el libro de Devarim?

¿El fuego en nuestras palabras  y bocas puede convertirse en algo positivo, por supuesto. Escuchemos lo que nos dice el rabino al respecto.

Shabát Shalóm a todos.

Lightletter. OrEinSof.com