La satisfacción mata | Sod Hashem Lireav (12)

Al principio de Bereshit, D-s le dice a Javá: “la serpiente te herirá el talón”. La serpiente hiere el talón:  He hecho una buena acción, entonces viene la serpiente, y siento que he hecho algo, me siento satisfecho. Vamos a ver que dice sobre esto:

serpent

Dice la jasidut que el movimiento ratso vashob es la aspiración de lo inferior por su origen superior. Esto, tal como es no puede existir siempre, solo la yejidá existe por siempre y no tiene que renovarse, es para siempre, eitan.

En el nivel por debajo de yejidá, la persona no se siente así, se siente muy temporal, muy fragil. La persona en el nivel de jayá, siente que si no tiene renovación, ni siquiera existe. Está en una consciencia de renovación en todos los niveles de su alma, nunca puede sentirse satisfecho. Si una persona siente satisfacción deja de moverse, de renovarse. Es como el corazón: si paramos este pulso de aire continuo, desaparecemos. Está escrito en Sefer Yetsirá que el corazón en el alma  es como el rey en la guerra.

corazon2El corazón siempre lucha por su existencia, y toda esta lucha se expresa en el movimento de Ratsó vashob. Por eso nunca descansa, está en movimiento constante. Esto es cuando hay una sensación de: todos los niveles se renuevan; y sin ella todos los niveles se calcifican, se inmovilizan, se deterioran.

Los niveles que están debajo de debekut ha boré, yediat ha torah, midot yesharot, maasim, …ah, soy una persona recta….una persona puede engañarse a si mismo y pensar esto, entonces está muerto-la satisfacción te mata.

El recipiente puede ser perfecto: esa persona conoce laTorah,  tiene buen corazón se porta bien con todos, esto es el recipiente. El ratso vashob es lo que da vida a estos recipientes…., es una persona recta, es un haredi, hace todas las mitsvot, pero la persona no se puede quedar aquí, pararse aquí es retroceder. Bitul, anularse, volver a mi para renovar mis fuerzas. Así, puedo refrescar y renovar mi conocimiento de la Torah, ….

Para resumir: la jayá de la persona ( nefesh) es lo que activa la renovación. Provoca tanto su propia renovación, lo que llamamos debekut ha boré, apego al Creador como también  la renovación que actúa en todos los demas niveles del alma. La jayá necesita renovar la parte interna de todas las partes del alma, en cambio la yejidá es interior,  da inspiración, nadie la puede captar- en cambio, tengo que captar la jayá, y su renovación constante.

La yejidá es mi impulso de corregir…..la que da impulso a todos los demas niveles como or mekif, luz circundante,  la luz que se queda iluminando todos estos niveles, es el Mashiaj,  el que está sobrevaolando todos estos niveles, “ruaj elokim merajefet….: el viento de D-s que aletea por encima de las aguas”, sobrevuela y da su inspiración sobre cada uno de los niveles.