Tsadikim: el Baal Shem Tov (3)

 B”H

Queridos amigos y amigas, tenemos la última parte de la biografía del Baal Shem Tov, esperamos que os guste. ¡Shabúa Tov!

Revelación y Liderazgo

Mientras que el Baal Shem Tov ampliaba su círculo de influencia, ayudando a sus pacientes de a uno por vez, se mantuvo toda la extensión de su conocimiento y santidad oculta a los ojos del público. Pero en 5494 (1734) todo esto cambió. En su cumpleaños número treinta y seis, después de seis años de intensa presión de sus mentores de antaño Rabí Adán y Ajía Hashiloni para revelar públicamente su grandeza, el Besht comenzó a   predicar abiertamente.

Esto marcó el comienzo de una nueva era en el pensamiento judío. En opinión del Besht, la simple bendición de los iletrados judíos era tan santa como el estudio avanzado de la Torá, la pureza de intención fue valorada más que el simple rendimiento, la alegría y la humildad eran de admirar, e incluso el más simple campesino podía servir a Di-s a través de la oración apasionada. Judíos de todas partes acudían a escuchar las palabras santas del Baal Shem Tov y observar como se consumía en la oración.

En 5800 (1740), cuando sintió que sus seguidores eran lo suficientemente fuertes, el Besht trasladó el centro del jasidismo a la pequeña ciudad de Mezhibush, donde viviría el resto de su vida. Muchas de las grandes mentes judías de la generación vinieron a estudiar en la corte del Baal Shem Tov e hicieron de Mezhibush su hogar. Rabí Iaakov Iosef de Pulnaa, Rabí Pinjas de Koritz, y Rabí DovBer (que más tarde sucedería al Besht como líder de los jasidim) fueron sólo algunos de los brillantes eruditos que llegaron a oír la sabiduría del Baal Shem Tov. Estos estudiantes fieles, los líderes por derecho propio, eventualmente, después de que el Baal Shem Tov falleció, se convirtieron en los conductos a través de los cuales se   transmitió el pensamiento jasídico a los judíos europeos.

Pero incluso entonces, rodeado de genios académicos que se aferraban a sus palabras, el Baal Shem Tov continuó honrando a la gente sencilla con afecto extraordinario.

En Rosh Hashaná de 5507 (1746), el Baal Shem Tov tuvo una visión donde él ascendió al cielo y entró en la habitación del Mashíaj. El Besht preguntó al Mashíaj, “¿Cuándo el maestro [Mashíaj] vendrá?” Mashíaj respondió: “… cuando el manantial [las   enseñanzas del] jasidismo se derrame hasta los extremos más lejanos”.

A pesar, o quizás gracias a su popularidad, las enseñanzas del Baal Shem Tov se encontraron con la fuerte oposición de gran parte del movimiento talmudista tradicional. Los opositores del jasidismo fueron impulsados por un deseo de conservar sus posiciones de élite, así como por sus sospechas de que las connotaciones cabalísticas de las enseñanzas del Baal Shem Tov desmentían sus verdaderas intenciones —promoverse a sí mismo como un Mesías, como Shabtai Tzvi, que también había enseñado Cábala, un siglo antes. Su creciente aversión a la glorificación del Besht de los ignorantes, y su afirmación no convencional de que la Divinidad impregna hasta el más mundano de los asuntos, los llevó a rechazar toda su doctrina.

El debate ardió amargamente por varias generaciones. Con el tiempo, los adversarios del pensamiento jasídico llegarían a apreciar su verdad y santidad. Aunque no todos los talmudistas abrazarían el jasidismo, y a pesar de las diferencias ideológicas que continúan existiendo, un ambiente general de respeto mutuo sustituiría a la atroz difamación inicial.

La década de 1750 vio el surgimiento de una secta marginal del judaísmo liderado por el infame Jacob Frank. Los Frankistas, como se les llamaba comúnmente, eran los descendientes espirituales de Shabtai Tzvi, y como su predecesor, Frank afirmó ser el Mesías y trató de crear una religión que incorporaba tanto el judaísmo como el cristianismo. Los rabinos jasídicos y talmudista lucharon arduamente para poner fin a la  creciente influencia herética de los Frankistas.

En 5819 (1759), el Besht fue elegido para ser uno de los tres delegados que representaron a los rabinos en un debate muy publicitado con los Frankistas en Lemberg. Poco después del debate, miles de Frankistas se bautizaron para demostrar su fidelidad al cristianismo. Mientras que muchas figuras judías prominentes se sintieron aliviados por el bautismo, ya que esto demostraba claramente que los Frankistas cortaban con el judaísmo tradicional, el Baal Shem Tov estaba profundamente triste por el hecho. “Mientras un miembro enfermo está conectado al cuerpo, hay esperanzas de que éste se puede salvar, pero una vez amputado, se ha ido, y no hay esperanza”, lamentó el Besht. Se dice que el sufrimiento causado al Baal Shem Tov por su terrible experiencia con los Frankistas en última instancia condujo a su muerte.

Obrador de Milagros

El Baal Shem Tov ganó la reputación de hacer milagros con el fin de ayudar a judíos en una situación desesperada, o para enseñar a sus estudiantes una profunda lección. Muchos de los relatos hablan de la capacidad sobrenatural del Baal Shem Tov para obtener la cura para el enfermo grave, o para permitir a las parejas estériles sin esperanza el tener hijos. En muchas de estas historias se dice que el Besht milagrosamente atravesaba vastas distancias en tiempos más breves que de costumbre, un  fenómeno conocido como “HaDerech kfitzat” —acortamiento del camino.

Se cuenta la historia de una pelea que estalló entre dos hombres de la localidad en la sinagoga del Baal Shem Tov. En un ataque de ira, gritó uno de ellos, “yo te haré pedazos como un pez.” Instruyó el Baal Shem Tov a sus estudiantes, que habían sido testigos del altercado, que se pusieran de pie cerca de él y cerraran los ojos. De pronto, los estudiantes gritaron de terror, cuando se les mostró una visión en la que el hombre al que la amenaza iba dirigida era desmembrado. Así, el Besht enseñó a sus alumnos el poderoso efecto de las palabras que, a veces, sólo se puede percibir en los reinos superiores.

Fallecimiento y Sucesión

En el primer día de Shavuot de 5520 (1760), rodeado de sus alumnos más devotos, el Rabí Israel Baal Shem Tov falleció.

La muerte del Baal Shem Tov, dejó un vacío en el liderazgo Talet del Baal Shem Tovque fue llenado inicialmente por su hijo, Tzvi Hersh. Pero en el primer aniversario de la muerte de su padre, Tzvi Hersh anunció que su padre se le había aparecido en sueños y le dio instrucciones para la transferencia del liderazgo al discípulo del Besht, Rabí DovBer. El Rabí DovBer pronto se trasladó a Mezritch, estableciéndola como el nuevo centro del jasidismo, y fue conocido como el Maguid de Mezritch. (En la imagen, el talet del Baal Shem Tov).

Extraído de: www.chabad.org