Columnistas Invitad@s | Aborto vs Ética Judía (4)

בס”ד

En el capítulo anterior:

En el caso de un diagnóstico de síndrome de Down u otro retardo mental durante el embarazo, casi todas las autoridades rabínicas prohiben el aborto de fetos anormales, porque son creaciones de D-os y como tal tienen derecho a la vida. Sin embargo, la decisión ética en cada caso dependerá de la consulta a un rabino halájicamente competente que sea próximo a la pareja afectada analizando  tanto la situación médica como la fuerza interna de los padres.

Aborto vs Ética Médica Judía | Parte IV

Peligro para la Vida de la Madre

Hay una situación donde hay acuerdo unánime.

Es una obligación de la Toráh preservar nuestra salud y protegernos de todo peligro, como lo sostiene el versículo de Devarim 4:9

“Guárdate y protege con cuidado tu vida”.

A tal punto, la preservación de la vida es prioritaria, que en el caso que se halle amenazada la vida de la madre, la Halajáh nos dice que se debe salvar a la madre antes que al feto. En este caso el aborto está permitido y es el tratamiento a realizar.

Esta situación era más común en el pasado, antes de la cesárea. Una pelvis estrecha, una presentación transversal, y algunas posiciones de trasero lo requerían para conservar la vida de la madre. Esta licencia es limitada hasta el momento del parto cuando la cabeza del bebé surge. A partir de aquel momento se aplica el principio que  “ninguna vida tiene prioridad sobre otra vida”.

Se puede sacrificar al feto a fin de salvar de la muerte a una mujer que está de parto. Pero, si ya sacó la cabeza, el nacimiento ya tuvo lugar y no tiene uno derecho de sacrificar una vida por otra (Hoshen Mishpat 425/2 – Iguerot Moshé Hoshen Mishpat, Vol. 2 Cap. 69 y 70).

Hay problemas específicos que transcurren generalmente con abortos espontáneos, como…

  • implantación anómala del huevo,
  • degeneración poliquística de las vellosidades,
  • embarazo múltiple, placenta no formada,
  • distintas causas infectivas-hormonales,
  • malformación del útero (útero bicorne),
  • embarazo extrauterino ampollar.

En el caso que haya que tomar decisiones médicas al respecto, se analiza el caso específico. Por ejemplo, en embarazo múltiple (después de tratamientos de infertilidad), en los cuales las posibilidades de supervivencia fetal son sumamente pequeñas sin la reducción de embriones, se permite disminuir su número para aumentar las posibilidades de supervivencia de los fetos restantes.

Continuará…


Dra. Patricia Bogdanov | Bioquímica de profesión, doctorada en Ciencias Químicas. Especialista en Microbiología y en Estrés Oxidativo Celular. Excatedrática de la Universidad Nacional de Córdoba, anteriormente investigadora en la Universidad de Barcelona. Actualmente investigadora de la EFSD, European Research Programme in Micro- and Macrovascular Complications of Diabetes. Patricia trabaja en el Institut de Recerca Hospital Universitari Vall d’Hebron de Barcelona.

Recordamos Aviso Legal, apartado “Colaboradores”:

OrEinSof.com, como espacio para la difusión del misticismo judío y la filosofía del rav Ginsburgh, agradece altamente la participación y difusión de otros contenidos afines, a través de esta plataforma online, aun cuando no se hace responsable ni se identifica necesariamente con las aportaciones, comentarios u opiniones vertidas en nuestra web por parte de colaboradores o usuarios.

Del Rav | Tu biShvat (1)

בס”ד

Nos enseña el Séfer Yetziráh que Di-s creó el mes de Shvat a través del canal divino de la letra tzádik.

Esta palabra significa “justo” (la persona), de quien está dicho: “El justo es es fundamento del mundo“, y en cada generación hay una persona que es el “justo de la generación“. El mes de shvat el tiempo más apropiado para que cada uno de nosotros manifieste su chispa de tzadik, fortaleciendo su conexión conciente con el tzadik de la generación.

La letra de tévet, del mes anterior, es la áin; cuando se conecta con la letra de este mes forman la palabra etz (árbol). Esto refuerza la idea, enseñada en jasidut, de que estos meses se corresponden respectivamente con el árbol del conocimiento y el árbol de la vida. El poder espiritual de tévet, bitul o autoanulación, intenta ayudarnos a rectificar el estado de autoconciencia que proviene del hecho de que Adam y Javáh hayan comido del árbol del conocimiento, provocando la caída primordial de toda la humanidad.

El poder espiritual de shvat, taanug o placer, intenta despertar nuestro deseo por el fruto del árbol de la vida, que tiene el poder de transformar la amarga oscuridad de la mortalidad que se produjo después de comer del árbol del conocimiento, en una dulce luz de vida eterna que se pretendía para el hombre en el momento de su creación.

El árbol de la vida, que expresa el potencial de restaurar la perfección en toda la realidad, aparece en las fuentes judías como un símbolo del “tzadik fundamento del mundo” y de la Toráh, en especial su dimensión interior, la tradición esotérica.

De esta manera, cuando nos concentramos en injertarnos en el árbol de la vida, el mes de shvat es un tiempo especialmente importante para apegarse al tzadik mediante el sendero de la “dulce” Toráh que emana de su boca. Por esta razón encontramos que fue durante este mes que los hijos de Israel escucharon la recapitulación de la Toráh por parte de Moisés, como está registrado en el libro Deuteronomio (Mishnáh Torá).

El justo es considerado como el Moisés de cada generación, anima nuestra alma al conectarnos a más y más profundos senderos de “la Toráh de Vida“, inspirándonos continuamente a diseminar la luz de Di-s en el mundo por medio de buenas acciones y compartiendo la sabiduría de la Toráh con la que hemos sido bendecidos.

Tu bShvat, el 15 de shvat, es conmemorado en la tradición judía como una festividad especial, el “Año Nuevo del Arbol“. Es el día en que se determina el diezmo que va a ser tomado de los frutos recién formados del árbol, porque se presume que en esta fecha ya ha caído la mayoría de las lluvias anuales. Este día celebramos el despertar de la vida, que la savia sube de las raíces y lleva las bendiciones y energía de la tierra a las ramas donde se forma el fruto.

Continuará…