¡Encantados de recibiros cada semana!

Éste, nuestro punto de encuentro semanal, supera ya las 16.000 visitas,

1.000 de ellas ¡tan sólo en los últimos 14 días!

Querid@s amig@s suscriptor@s y lector@s habituales,
¡Gracias por seguirnos!
Vuestra confianza nos compromete cada día a ofreceros lo mejor de nuestro equipo.

A nuestros nuevos lectores que se han sumado en los últimos días,

esperamos que nuestro espacio os sea de interés y nos sigáis visitando semanalmente.

A tod@s, shavúa tov,

El equipo de OrEinSof.com

Del Rav | La Nada Absoluta, la Nada Relativa…

…el Algo Intangible, el Algo Tangible.

Hay dos niveles de “nada”, la nada absoluta y la nada relativa, y dos niveles de “algo”, el algo intangible y el algo tangible.

La nada absoluta es la conciencia de que salvo la existencia absoluta de D-os todo es nada y que la existencia absoluta de D-os es absolutamente incomprensible.

La nada relativa es el estado de la nada que precede a la creación ex-nihilo.

El algo intangible es el aspecto de la realidad que no podemos experimentar directamente.

El algo tangible es el aspecto de la realidad que podemos experimentar directamente.

Los términos hebreos para “nada absoluta”, “nada relativa”, “algo intangible” y “algo tangible” [1] son éfes אפס, áyn אין, yesh יש y mamásh ממש, respectivamente.

Éstos corresponden a las sefirot supremas de la siguiente manera:

  • Nada absoluta – Corona, Kéter
    • en particular, la dimensión interior de la corona supraconsciente
  • Nada relativa – Sabiduría, Jojmá
    • en particular, la sabiduría contenida dentro de la dimensión exterior de la corona, el origen supraconsciente de la sabiduría revelada
  • Algo intangible – Entendimiento, Biná
    • la conceptualización bien definida
  • Algo tangible – Reinado, Maljut
    • la realidad tal como la experimentamos

Sigue leyendo

Evolución de la Kabaláh | 5. Peligros (Parte II)

בס”ד

En la entrega anterior:

Finalmente, un defecto más sutil respecto a la fuente de nuestro estudio es que muchos de los maestros que enseñan hoy en día sólo comprenden los aspectos externos de la Kabaláh. La parte más grande de las enseñanzas del Arizal está basada en la distinción entre los aspectos externos e internos de las cosas.  Incluso alguien que sabe de Toráh y Kabaláh, puede carecer completamente de su conocimiento interior.

Los Peligros de la Kabaláh | Parte 2

El anterior Rebe de Lubavitch, Rabi Yosef Yitzjak, dijo algo muy importante a este respecto. Si una persona acostumbra observar el mundo superficialmente, arruina su habilidad de adquirir luego un punto de vista o perspectiva interior. Es como si la perspectiva externa produjera una especie de daño mental o espiritual al alma Divina.

Para explicar un poco más este fallo, debemos utilizar la declaración de nuestros sabios que dice:

una mujer crea un lazo sólo con el primer hombre que hace de ella un recipiente (es decir, que ella es íntima de él) [1]. Un maestro de la Toráh es llamado rav (rabino). Un maestro de la dimensión interior de la Toráh es llamado Rabi (con la letra yud adicional al final).

La relación entre el estudiante y el maestro de Kabaláh es como la de marido y mujer. Así, como una mujer, el estudiante crea un nexo o pacto intelectual con el primer maestro que te inspira con las enseñanzas de la Kabaláh. Es difícil romper esta unión, no del todo imposible, pero muy difícil.

Kabaláh y Jasidut

El tercer peligro en nuestra generación es estudiar Kabaláh sin Jasidut. Como ya se explicó, la quinta etapa de la revelación de la sabiduría de la Kabaláh es el Jasidut. Desde la época en que éste fue revelado es la forma preferencial para estudiar esta sabiduría. La Kabaláh debe ser estudiada también de los textos originales, pero siempre con la inspiración y las fuentes supremas que brindó y reveló el Jasidut. El Baal Shem Tov explicó que incluso cuando los textos clásicos de Kabaláh, que precedieron al Jasidut, son estudiados con un corazón ansioso por el entendimiento interior, no obstante, a causa de la tosquedad de la mente humana, las enseñanzas pueden ser malinterpretadas y pueden resultar en un antropomorfismo del Todopoderoso, que por otro lado es conocido en hebreo como hagshamáh.

Sigue leyendo