Fundamento de las Sefirot | 11. Maravilla y Asombro

בס”ד

Estimada lectora, estimado lector de nuestro blog,

Previos del día más sagrado del año, preparándonos para el Día del Perdón, con sentimiento de humildad, con énfasis en esfuerzo y dedicando mayor tiempo de estudio, esperamos que podamos todos entender cuál es la verdadera esencia de este día… y que seamos sellados para un año de vida lleno de significado.

Y en ese sentido, aportando más material de estudio, publicamos hoy un capítulo más de la serie que ya conocéis: “El Secreto de la Ley de la Atracción”, todo un trabajo sobre el Fundamento de las Sefirot. Pues bien, hoy os presentamos la décimo primera parte, que esperamos siga siendo de vuestro interés y os anime a dejarnos comentarios en nuestra web.

A continuación, sin más preámbulos, la nueva entrega. ¡Que lo disfrutéis!

Edit Or

Maravilla – Asombro”

Comencemos entonces por la sefiráh de la corona, la facultad del alma sobrenatural (es decir suprarracional, para referirse a la realidad empírica o los fenómenos de la naturaleza).

¿Qué tipo de experiencia puede ser similar respecto a lo sobrenatural? ¿Cuál es la experiencia de la corona frente a la realidad?

Está explicado en jasidut que es una experiencia de asombro y maravilla, llamada הפלאה; haflaáh , en hebreo. Es una vivencia que está por encima del poder de mi mente racional percibir o captar o reconocer.

Un verso de la Toráh afirma que uno puede y debe meditar sobre la maravilla: “Párate y medita sobre las maravillas de HaShem”. Aunque en la literatura de Jabad la meditación se refiere a un ejercicio intelectual, puede ser también un portal para la meditación acerca de algo que no es intelectual sino suprarracional. Como está claro en el contexto de este verso, el propósito de la contemplación de las maravillas de la naturaleza no es con el propósito de entender, sino de “tocar” la maravilla de la naturaleza. Esta es ciertamente una experiencia que logra hacer contacto con la realidad, pero desde el punto de referencia de la sefiráh de la corona.

El cultivo de las facultades intelectuales es una parte esencial de la educación, pero enseñar a un niño cómo ser receptivo a experimentar la maravilla es una parte más esencial de esa educación. Se le debe enseñar a un niño cómo experimentar la maravilla. Este es el ejercicio de la parte suprarracional del alma.

Maimónides habla acerca de esto cuando dice que la forma de llegar al amor y el temor a HaShem es a través de la contemplación de las maravillas de HaShem en la naturaleza. ¿Cómo se puede explicar esta afirmación de Maimónides en el lenguaje del jasidut? Podríamos pensar que el amor y el temor, como aparecen debajo de las facultades intelectuales en el esquema de las sefirot, emanan de ellos. Pero este no es el caso. La verdadera fuente del amor y el temor está en la corona. Ellos sólo pasan a través de la mente  pero provienen de la voluntad pura (el aspecto inferior de la corona). Esta es la traducción al jasidut de la enseñanza de Maimónides.

La habilidad del alma de experimentar la maravilla y el asombro es el primer y más elevado contacto del alma con la realidad. A veces, podrías decir que al maravillarte te sientes pasmado o con un temor reverencial, que es la otra forma de decir “temor”, יראה , iráh , en hebreo, que te hace retroceder. Pero también existe estar enamorado, o sea que eres atraído por el objeto que estás mirando con maravilla y asombro.

El Rebe Solía decir que para traer la redención al mundo tenemos que traer la letra álef ( א ) a la palabra en hebreo גולה , goláh , “exilio”, que entonces se transforma en la palabra גאולה , gueuláh , “redención”. También explicó que esta letra álef tiene tres significados diferentes. Su significado más elevado es maravilla ( פלא , pele ). Por eso al agregar la alef al exilio, a los aspectos de la realidad aún no rectificados, estamos trayendo la maravilla al mundo y por lo tanto redimiéndolo.

Próxima entrega:

Atracción y Repulsión