La Sabiduría del rey Salomón | Las Artes y las Ciencias

בס”ד

Queridos lectores y queridas lectoras de OrEinSof.com,

Esta semana, seguimos publicando interesantes textos tomados de “The Torah Science Foundation”. En esta oportunidad, el quinto de una estupenda serie de artículos traducidos especialmente para vosotros y vosotras.

Seguidnos hasta el final de esta serie, y recordad que Toráh y ciencia son aspectos de los que ampliamente se tratará en nuestro próximo seminario en Barcelona, a cargo de rav Ginsburgh:  “Homenaje a Najmánides: Auténtica Kabaláh, presente, pasado y futuro”. No podéis faltar a esta oportunidad única en España, con una persona única como científico, artista, filósofo, sabio de la Toráh y autoridad rabínica del místicismo judío. Te esperamos en junio y recordamos que ¡las inscripciones ya están abiertas!

2do Premio en la muestra "Art of Science" 2005, Universidad de Princeton. Más info pinchando en la imagen.

La Rectificación de las Artes y las Ciencias


Lo que se aplica a la sabiduría de las naciones se aplica también a sus artes. Está escrito “D~os embecellerá a Iafet y él morará en las tiendas de Shem” (Génesis 9:27, Meguilá 9b). ShemIafet y Jam fueron los hijos de NóajShem es el progenitor del pueblo judío y Iafet de Iaván (Grecia), la cuna de la civilización secular.

El verdadero líder judío tiene la mente suficientemente abierta como para reconocer la belleza que existe en la cultura no judía, sin por ello sentirse amenzado por aquélla. No trata de acomodar (“torcer”) su judaísmo para acomodarlo a la cultura secular, sino más bien refinarlo y robustecerlo con la fortaleza de la sabiduría de la Toráh (como ya explicamos, Israel es “li rosh”… El judío es la cabeza, el asiento, de la sabiduría).

El verdadero líder yehudí aplica la sabiduría de la Toráh a la música y las artes visuales (incluyendo la arquitectura), según el indicio que dió Shlomó haMélej, quien construyó la estructura más magnífica de la tierra –el Beit haMikdásh– y quien coleccionó tesoros de arte y tenía además una compañía de cantores (Eclesiastés 2:8).

En el presente, la verdadera expresión judía de belleza y arte está en la goláh (el exilio). En virtud de su inmersión en la sabiduría de la Toráh, el líder judío sabe cómo refinar la belleza y el arte que está disperso por el mundo y redimirlos. Este proceso, como el refinamiento de la sabiduría secular, es un proceso que consiste en elevar las chispas de santidad que están dispersas en la creación.

Para rectificar todos los aspectos del arte y la ciencia secular, es necesario dominar el poder de todos los aspectos de la Toráh, tal como es, pura y completa. Esto significa que el líder judío debe ser versado e imbuido en las cuatro facetas de la Toráh:

…sus significados literal, alusivo, homilético y esotérico.


A través de la rectificación de las artes y las ciencias, se revelan nuevas facetas de la Toráh. (Por cierto, el valor numérico de las palabras hebreas omanut [arte]: 497, y madáh [ciencia]: 114, es equivalente a la palabra Toráh: 611). La Toráh inpira la unificación de los dominios primarios del esfuerzo humano, el arte y la ciencia, por lo que es bendecido a cambio con la revelación de dimensiones más y más profundas de su propia sabiduría Divina.

Más en profundidad: las dimensiones de sabiduría aún no reveladas, tanto seculares como Divinas, son llamadas en kabaláh y jasidut “oscuridad”. La Toráh inspira la revelación de dimensiones aún no reveladas de la oscuridad inferior, el arte y la ciencia, produciendo que se revele, en retribución, la oscuridad superior, dimensiones de la Toráh no reveladas aún.

Como se mencionó antes, el conocimiento secular –la sabiduría de las naciones– tiene una orientación relativamente corporal, mientras que el conocimiento Divino de la Toráh –la sabiduría de Israel– está orientada hacia la cabeza. Las aguas superiores de la sabiduría de la Toráh son relativamente “teóricas”, mientras que las aguas inferiores de la sabiduría secular son relativamente “prácticas”.

Los sabios enseñan que nuestra tarea en este mundo es aplicar ese conocimiento relativamente teórico de la Toráh a nuestra vida cotidiana en el cumplimiento de sus mandamientos en la acción, pero en el futuro la acción misma suscitará el conocimiento. Como ampliación de esta enseñanza: ahora las aguas superiores de la Toráh inspiran a las aguas inferiores del conocimiento secular a elevarse desde el abismo (la oscuridad inferior), pero en el futuro, las aguas inferiores incitarán a revelarse a la oscuridad superior de los secretos ocultos de la Toráh.

Según las palabras del jasidut: “entonces el cuerpo impregnará el alma (la cabeza) y la Esencia Divina (la oscuridad superior) se volverá Luz.

Shabat shalom.

Edit Or